LA EDUCACION DE UN KABBALISTA

Mi maestro, Rav Brandwein, me llev√≥ a su estudio privado. Me dijo que ten√≠a algo importante que decirme y quer√≠a que prestara mucha atenci√≥n. Cerr√≥ los ojos por un momento para enfocar sus pensamientos, lo cual hac√≠a muy a menudo cuando estaba concentr√°ndose. ?Una vez, Rav √Āshlag me dijo que aparecer√≠a alguien que explicar√≠a sus libros de forma completa y perfecta; tan perfecta, que llevar√≠a a todo el mundo ... Ver m√°s Ocultar Mi maestro, Rav Brandwein, me llev√≥ a su estudio privado. Me dijo que ten√≠a algo importante que decirme y quer√≠a que prestara mucha atenci√≥n. Cerr√≥ los ojos por un momento para enfocar sus pensamientos, lo cual hac√≠a muy a menudo cuando estaba concentr√°ndose. ?Una vez, Rav √Āshlag me dijo que aparecer√≠a alguien que explicar√≠a sus libros de forma completa y perfecta; tan perfecta, que llevar√≠a a todo el mundo de nuevo a la espiritualidad. Y he decidido que esa persona eres t√ļ? Rav Brandwein sostuvo mi mirada con firmeza. Yo no pod√≠a apartar mis ojos. lo que me acababa de decir era dif√≠cil de creer, y sin embargo sus palabras hab√≠an sido claras e inconfundibles. ?Tu don y tu deber ?dijo- es explicar la Kabbalah de tal manera que todas las personas puedan entenderla f√°cilmente. Te has ganado este don con tu devoci√≥n y fidelidad. Deseo que lo aceptes y lo utilices. Con estas palabras, el Rav Berg recibi√≥ el honor y la responsabilidad de llevar la antigua sabidur√≠a de la Kabbalah al mundo. Como fiel disc√≠pulo de Rav Yehuda Tzvi Brandewein, sin duda alguna el Kabbalista m√°s grande de su tiempo, Rav Berg lleg√≥ a familiarizarse con las ideas Brillantes, La dedicaci√≥n absoluta y el buen coraz√≥n de su maestro, pero nunca esper√≥ que el manto de una tradici√≥n espiritual de siglos de antig√ľedad fuera colocado sobre sus hombros. Mi maestro, Rav Brandwein, me llev√≥ a su estudio privado. Me dijo que ten√≠a algo importante que decirme y quer√≠a que prestara mucha atenci√≥n. Cerr√≥ los ojos por un momento para enfocar sus pensamientos, lo cual hac√≠a muy a menudo cuando estaba concentr√°ndose. ?Una vez, Rav √Āshlag me dijo que aparecer√≠a alguien que explicar√≠a sus libros de forma completa y perfecta; tan perfecta, que llevar√≠a a todo el mundo de nuevo a la espiritualidad. Y he decidido que esa persona eres t√ļ? Rav Brandwein sostuvo mi mirada con firmeza. Yo no pod√≠a apartar mis ojos. lo que me acababa de decir era dif√≠cil de creer, y sin embargo sus palabras hab√≠an sido claras e inconfundibles. ?Tu don y tu deber ?dijo- es explicar la Kabbalah de tal manera que todas las personas puedan entenderla f√°cilmente. Te has ganado este don con tu devoci√≥n y fidelidad. Deseo que lo aceptes y lo utilices. Con estas palabras, el Rav Berg recibi√≥ el honor y la responsabilidad de llevar la antigua sabidur√≠a de la Kabbalah al mundo. Como fiel disc√≠pulo de Rav Yehuda Tzvi Brandewein, sin duda alguna el Kabbalista m√°s grande de su tiempo, Rav Berg lleg√≥ a familiarizarse con las ideas Brillantes, La dedicaci√≥n absoluta y el buen coraz√≥n de su maestro, pero nunca esper√≥ que el manto de una tradici√≥n espiritual de siglos de antig√ľedad fuera colocado sobre sus hombros.

Autor: BERG RAV

Precio: $49,900